POR QUÉ NO ES BUENA IDEA DEJAR TODA TU FORMACIÓN EN MANOS DE LA UNIVERSIDAD

Estamos ya en 2017, perdimos la convocatoria de Ciudad Europea de la Cultura para Cáceres en 2016 y, si Dios quiere, este año termino la carrera.

En estos tiempos que vivimos donde se supone que las máquinas cubrirán gran parte de los empleos que conocemos, es imprescindible ser capaz de desempeñar los trabajos que una máquina no puede hacer.

Es necesario estar bien formado y especializarse, por lo que resulta fundamental que te formes por tu propia cuenta en algún ámbito concreto. Todas las profesiones hoy en día exigen especialistas.

Sin embargo, las universidades siguen basadas en el modelo tradicional, cuando deberían basarse en un modelo práctico, enfocado en proyectos.

Según el presidente de Adecco, “las empresas no son capaces de encontrar en las personas a las que contratan las habilidades que son cada vez más importantes para tener éxito en los negocios del siglo XXI. Es decir, la comunicación, la creatividad, la colaboración y el pensamiento crítico”.

  1. NECESIDAD DE TENER UNA CARRERA

Nuestros padres nos han inculcado su deseo por que estudiemos una carrera, como si esa fuera la única manera de terminar el proceso formativo.

Muchos estamos convencidos de que se necesita tener una carrera para poder trabajar en un buen puesto, pero la verdad es que tener una carrera no te garantiza nada.

Estamos empeñados en ir a la universidad, cuando en España la universidad es mala y la Formación Profesional estupenda.

La realidad es que, mientras que las universidades están superpobladas y son más bien fábricas de ‘mileuristas’, la Formación Profesional permite en muchos casos encontrar mejores trabajos. Sin embargo, en España parece que quien hace una FP es de inferior categoría.

La Formación Profesional es tan necesaria y bien remunerada como la universidad, ya que se necesitan buenos profesionales que las universidades no son capaces de proporcionar.

Ir a la universidad a estudiar ADE a que te suelten un rollo en clase y jugar a la cuatrola en el bar no me parece mejor que el que estudia un módulo de electromecánica y aprende a trabajar con sus manos.

Hace poco leí la historia de un chico que decidió no ir a la universidad e invertir lo que tenía pensado gastarse en la universidad en formarse por su cuenta. Me parece bien. Muchos autodidactas superan con creces a los graduados en la universidad.

  1. ¿FUNCIONAN BIEN LAS UNIVERSIDADES EN ESPAÑA?

 “Es importante que los alumnos aporten un tono irreverente a sus estudios; no han venido a idolatrar lo establecido, sino a cuestionarlo” – Jacob Bronowski, escritor y presentador de ‘The Ascent of Man’

Lo que hay que hacer es orientar y ayudar al alumno para que aprenda por sí mismo, en lugar de saturarle de información para luego escupirla en el examen, que es lo que hacemos en España.

Aunque estemos hartos de este tipo de comparaciones, en EEUU los exámenes no son tan duros, y los profesores acompañan a sus alumnos a desarrollar sus proyectos y les ayudan a formar sus ideas. En España eso no es así ni de lejos.

España es el país de la OCDE con la peor tasa de desempleo de cualquier país europeo: más del doble de la media de la Unión Europea.

Además, nuestro país destaca por el índice elevado de ‘NINIS’.

ALGO ESTAREMOS HACIENDO MAL CON NUESTRO SISTEMA EDUCATIVO SI NOS PARECE QUE NO APRENDEMOS NADA Y NUESTRO PARO JUVENIL ES DE LOS MÁS ALTOS.

Está claro que existe una estrecha relación entre la calidad de las universidades españolas y la tasa de paro.

Quiero dejar claro que no quiero desprestigiar a los profesores, ya que pienso que la universidad española cuenta con buenos profesores que disfrutan con lo que hacen. Lo que pasa es que la falta de recursos de la universidad limita sus posibilidades, y la causa es la gran cantidad de universidades que hay en España.

Si las universidades estuvieran más concentradas, se podrían ahorrar unos costes que repercutirían en la diversidad de opciones para los alumnos (internacionalización, desarrollo de proyectos…).

  1. QUÉ HACER DESPUÉS DE LA CARRERA

Una vez que termines los estudios solo hay dos caminos: Crear tu empresa o trabajar para las que ya existen.

Está claro que tanto para ser empresario como para trabajar por cuenta ajena se necesita estar bien formado. El manejo de hojas de cálculo y el dominio de inglés son dos de las habilidades más importantes. Y aprender ambos es algo fácil y asequible.

Quien acabe empresariales sin esas dos habilidades se las va a ver y desear para encajar en un mercado laboral que exige lo que tú no tienes.

La mayoría de estudiantes al acabar la carrera decide hacer un máster, alargando el momento de encontrar un trabajo. Me parece poco inteligente creer que si te gastas el dinero que cuesta un máster vas a aprender más de lo que puedes aprender leyendo 30 o 40 libros y aplicando lo que aprendas con tu propia experiencia. Que quieres hacer un máster porque te facilita el acceso a los procesos de selección, vale, pero no pienses que vas a aprender más que por tu cuenta.

Si la misma cantidad de dinero y tiempo que inviertes en un máster la dedicas a aprender, aplicar lo aprendido e intentar mejorar por ti mismo saldrás igual de bien preparado.

En la universidad estudias ADE pero no te enseñan a hacer planes de negocio, proyecciones financieras, presupuestos, presentaciones, hablar en público, comunicar con efectividad, conceptos básicos de programación…

Al final lo más que algunos aprenden en la universidad es eso, a jugar a la cuatrola xDD.

Existen muchas plataformas online de cursos donde puedes aprender de todo. Yo recomiendo aulafacil.com por ser gratis.

En verdad lo que hagas cuando acabes la carrera depende de tu propósito y entusiasmo. Aquí no puedo decir mucho más.

  1. ESPECIALÍZATE

A mi modo de ver, lo mejor que tiene la Formación Profesional es que ‘va al grano’ sobre un ámbito concreto, es decir, te especializa.

Estudiar una carrera como ADE ‘sin más’ no te lleva a ninguna parte. Es ultramegahíperimprescindible especializarse en un área concreta.

El problema es que durante los estudios pocos se plantean a qué se quieren dedicar, ni el área sobre el que quieren especializarse. Y esto es un error.

La universidad te da la base sobre la que trabajar, pero tú tienes que destacar por tu conocimiento de idiomas, manejo de programas, etc.

Y el mejor momento para aprender todo eso es mientras estudias la carrera, antes de que empieces a trabajar y ya no tengas tiempo de ponerte a estudiar. Lo ideal es descubrir las áreas que más te interesan durante los primeros años de universidad para ir poco a poco formándote en esas áreas, y cuando acabes la carrera pongas en práctica todo lo aprendido en la universidad y por tu cuenta.

Además, cuando acabemos la carrera debemos seguir estudiando para estar al día de nuestro ámbito de especialización.

  1. ¿MONTAR UNA EMPRESA ES LA MEJOR ALTERNATIVA AL PARO?

Nos equivocamos al empujar a los jóvenes a que creen su empresa porque sí, sin una verdadera motivación y sin estar formados. Debemos darles los medios para que sean ellos los que entiendan los valores positivos de las empresas.

Aunque es duro encontrarte sin empleo, no es un motivo suficiente para montar una empresa.

La solución no es crear emprendedores a la fuerza. El que quiera que lo sea, pero no porque esta sea la única manera de emplearte. Hay trabajo si estás bien cualificado.

Cuando creas una empresa necesitas dar lo mejor de ti, o la empresa morirá. Quien monte una empresa sin estar formado y con la intención de no trabajar se equivoca, y se arruinará.

No queremos tantas asociaciones de emprendedores, business angels… que sirven poco más que para nada. Queremos buenas universidades capaces de analizar los proyectos de sus alumnos y, si son viables, que sean capaces de acompañarles en el proceso de puesta en marcha del proyecto.

Me gusta mucho la idea del programa ‘Sapiens’, que permite que alumnos de distintas facultades desarrollen un proyecto común que sirva como Trabajo de Fin de Grado y, si es viable, la universidad te da los medios para que puedas llevarlo a cabo (supuestamente).

La pena es que este tipo de iniciativas no llegan a ser realidad, y solo sirven para que los políticos rellenen expediente.

  1. CONCLUSIONES

Este post se iba a llamar “qué relación tiene la universidad y la empresa”. La respuesta es, en el caso que yo conozco, ninguna.

Muchos de los profesores se dedican solo a dar clase, y pocos son los que tienen sus empresas además de dar clase. En mi universidad pocos son los profesores que tengan alguna otra dedicación fuera del ámbito docente.

Lo que se necesitan son buenas universidades. Pocas, pero buenas. No hace falta que haya un campus en cada ciudad.

En cuanto a las ayudas para estudiar, soy partidario de las becas de formación universitaria, pero esas becas deben basarse en la preparación del alumno. Debe existir una cierta competitividad por conseguir esas becas. Al final con las becas pasa lo mismo que con todo lo que es gratis, que se desprecia o no se le da el valor que tiene.

Por último, creo que lo que más daño le hace a las universidades españolas es que muchos profesores están más preocupados en sus luchas internas que en mejorar la calidad del plan de estudios.

Ánimo y suerte a todos los que están acabando la carrera, y también a los que la empiezan. Tenemos que estar bien preparados si queremos competir contra las máquinas.

Aquí tenéis a vuestro humilde servidor para lo que os pueda ayudar.