La nueva generación de vehículos que cambiará nuestras vidas

Renault SymbiozYa sabes que lo mío son los coches,

Llevo ya mucho tiempo hablando sobre coches que se conducen solos.

Cuando empecé a hablar de esto, hace años, me decían:

“Sí, hombre. Eso de que los coches conduzcan solos tú no lo verás”.

La realidad es que los coches ya conducen solos…

 

Pasión por los coches, aún eléctricos y autónomos

Me dicen de broma que si me gustan los coches eléctricos y que conducen solos es porque en realidad no me gustan los coches.

La verdad es que los coches me encantan. Y me siento emocionado al pensar que en poco tiempo podré estudiar o trabajar mientras voy de viaje con el coche.

Cerrarse a los coches eléctricos/autónomos es como cerrarse a internet; no tiene sentido. Lo mejor que puedes hacer es adaptarte y sacarle el mayor provecho.

Al que no le gusten los coches eléctricos que por favor eche un vistazo al nuevo Tesla Roadster o al Polestar 1 y me diga que no le encantan.

También me emociona saber que sobre 2020 le podré dejar el coche a mis amigos. Podré organizar una fiesta en mi casa y el transporte no será un problema, porque mi coche les recogerá y luego se aparcará solo en el garaje.

Y podré compartirlo con otros usuarios que paguen por utilizarlo.

Que los coches conducirán solos dije que ocurriría en un abrir y cerrar de ojos, igual que ha pasado con Facebook o con las criptomonedas, que cuando nos queremos dar cuenta ya lo usa todo el mundo.

Muchos modelos te permiten soltarte de manos mientras conduces, gracias a sistemas como Drive Pilot de Mercedes, ProPilot de Nissan, Pilot Assist de Volvo o Autopilot de Tesla.

Hay varios niveles de autonomía, comprendidos entre el 0 y el 6 (Según la Sociedad de Ingenieros Automotrices, SAE).

Actualmente ya podemos ver circulando vehículos con Nivel 2 y Nivel 3.

El Nivel 2 es un piloto automático para autopistas, y lo incorporan vehículos como el Mercedes Clase E, Volvo XC60 , BMW Serie 5 y X3, y Nissan Qashqai.

El Nivel 3 lo incorporan el nuevo Audi A8 y todos los modelos de Tesla.

Entre este año y el que viene empezaremos a ver coches con Nivel 4 y 5 de autonomía.

Una vez que hemos aceptado que los coches pueden conducir solos, las voces reticentes dicen que el problema ahora es la legislación…

 

Cuándo se permitirá que los coches circulen por ahí sin conductor ni nadie dentro.

2018 es la fecha en la que comenzarán las adaptaciones en la legislación de los países para facilitar la llegada de los sistemas de conducción autónomos.

España está acelerando los pasos para adaptar la legislación vial y convertirse en un país líder en la adopción de sistemas de conducción autónoma.

Inglaterra está haciendo lo mismo. Y el resto de países igual.

Elon Musk llegó a un acuerdo mediante el cual Tesla tiene que recorrer diez mil millones de kilómetros en fase de pruebas para demostrarle al gobierno de Estados Unidos que sus sistemas son seguros, y así apruebe la conducción autónoma total (Nivel 5).

Tesla recoge los datos de cinco millones de kilómetros al día que recorren sus coches  en conjunto actualmente, con lo cual en dos años como máximo habrán recorrido tal distancia y llegará la regulación en materia de conducción autónoma, si no ocurre antes.

Esto quiere decir que antes de 2 años podremos tener un coche que nos llevará donde queramos sin tocar un mando, que podrán usarlo otras personas mientras nosotros no lo usamos, y que cuando se lo ordenemos vendrá a recogernos, cargado de batería (porque al ser autónomo se enchufa solo al punto de carga cuando lo necesita) y listo para llevarnos otra vez donde le digamos, y sin preocuparnos por dónde aparcar.

 

Parece ser que en 2028 se producirá la desconexión total del conductor y el vehículo, prohibiendo a las personas tomar el control de los vehículos.

 

Uno de los proyectos que más me llaman la atención es el Renault Symbioz (Que ilustra este artículo), un coche que será una extensión del salón de tu casa.

Y como tal podrás leer, echarte la siesta, charlar con los pasajeros, ver películas… Y también podrás conducir si lo deseas.

Además, Renault acaba de adquirir el 40% de una empresa de edición de contenidos, siendo pionera en este aspecto. Para tenernos entretenidos durante el trayecto.

También Intel y WarnerBros se han asociado para crear contenido para cuando no queramos conducir.

Por otro lado, en Jaguar-Land Rover están desarrollando coches con conducción autónoma incluso en el campo.

Lo bueno de estos sistemas es que nos permitirán tener más tiempo disponible para navegar en internet… trabajar… ver películas… lo que queramos.

Las marcas sabrán que vamos en el coche y nos lanzarán anuncios para las pantallas del coche y móvil. Por ejemplo si estás cerca de un Burger King te dirán que tienes una oferta especial…

De hecho pienso que en un futuro los transportes públicos serán gratis y se pagarán gracias a los anuncios.

 

Recientemente Toyota ha presentado su prototipo “e-Palette” que serán una especie de repartidor de personas y mercancías, un espacio multipropósito que se podrá usar para transporte, como ‘showroom’ de una marca, etc. Es decir, las tiendas vendrán a ti.

Y en Suecia se acaba de presentar el Uniti, un coche sin volante que se vende en Media Markt. Lo definen como “smartphone car”.

 

Además, otro de los aspectos que van a cambiar es el de la propiedad del vehículo.

Este año Tesla presentará Tesla Network, su propia red de car-sharing, y Volvo ya ha lanzado su programa “Care by Volvo”.

Estos son métodos de pago por suscripción que te incluye mantenimiento, carga del vehículo, etc., por una cuota mensual.

Tú solo tendrás que decirle a tu coche que venga a recogerte y te llevará donde quieras. Y olvídate de dónde aparcar.

Reflexión final…

Los coches eléctricos no son una solución definitiva para salvar al planeta, pues para la fabricación de baterías se utilizan metales pesados cuyos procesos de extracción son muy erosivos y contaminantes.

Los cacereños tenemos un máster acelerado sobre las consecuencias medioambientales que supone la implantación del vehículo eléctrico.

NO A LA MINA DE LITIO EN CÁCERES.

Los metales que se utilizan en la fabricación de baterías, como el litio y el cobalto son muy escasos.

La fabricación de baterías es un monopolio liderado por LG Chem y Panasonic.

Panasonic y Toyota acaban de firmar un acuerdo para fabricar conjuntamente baterías. Recordemos que Panasonic también es el proveedor de Tesla, entre otros.

Volkswagen, Mercedes y BMW quieren entrar en la fabricación de baterías, pero se encuentran con que ahora hay una crisis por la extracción del cobalto en China (donde más abunda) que está incrementando los precios. El cobalto se utiliza para acentuar las propiedades de otros metales como el litio, necesario en la fabricación de baterías.

Los fabricantes deben ser capaces de fabricar baterías con otros metales más abundantes y cuya extracción no sea contaminante, como el sodio, es decir, la sal del mar.

 

Otro punto a señalar es el nivel de seguridad de los coches actuales. Los coches que hace unos años obtenían 5 estrellas ‘Euro NCAP’, ahora mismo no consiguen ni 3. Es una evidencia del salto en seguridad que se ha dado en los últimos años.

Emocionantes los tiempos que vienen.

Un saludo!

Fuente: forococheselectricos.com

 

Anuncios

El bitcoin está de moda

IMG_5517

La reciente subida y repentina caida/corrección en el precio del Bitcoin está ayudando a dar a conocer las criptomonedas.

Se habla de ‘minar bitcoin’, tarjetas gráficas…

Que si la moneda de Maduro… Que si burbuja… Que si va a ser un fraude… Que si va a ocurrir como con los tulipanes…

Lo que está claro es que las criptomonedas han venido para quedarse.

Bitcoin es la más popular, pero a día de hoy hay más de 1.400 criptomonedas registradas.

Otra cripto muy popular es Ethereum.

Ethereum permite establecer contratos entre particulares que posteriormente se usarán como modelo para otros contratos en los que no se necesite un intermediario bancario o un notario.

Una diferencia es que Bitcoin está limitado a un número de unidades, y Ethereum no.

Debido a su inestabilidad, las empresas no pueden utilizar Bitcoin como moneda internacional.

No se puede, por ejemplo, pagar a 90 días a los proveedores en Bitcoins porque mira lo que ha pasado en 3 meses con el precio…

Detrás del Bitcoin hay transacciones “oscuras”. Para eso se creó, para permitir transacciones anónimas. Por lo visto las elecciones catalanas se han financiado con Bitcoins.

Yo solo sé que esta es otra de esas oportunidades que se deberían haber aprovechado y cuando te quieres subir al carro ya es tarde.

La gráfica que acompaña a estas palabras es a 3 meses. El que comprara Bitcoin a principios de octubre se ha forrado.

Viendo la gráfica se espera que el Bitcoin no baje de los 15.000€, o sea que seguirá subiendo.

Ahora hay que ver cuál va a ser la siguiente moneda más aceptada por el gran público.

Debe haber una regulación internacional en torno a las criptos y el blockchain que den estabilidad y seguridad a los usuarios.

Que ya me lleguen anuncios en YouTube de distintas criptomonedas es señal de que ha comenzado una nueva época, la de la reforma radical del sistema bancario.

No podemos mirar para otro lado. Las criptomonedas coexistirán junto a la banca tradicional hasta que la banca tradicional te ofrezca operar con criptomonedas.

Espero haber dado mi visión de manera clara y concisa.

Ya sabéis que me tenéis para lo que queráis en mi correo gabino_muriel@hotmail.com

Un saludo, y feliz 2018.

Cáceres necesita un plan

Buenos días,

Ya tocaba dedicarle un rato al blog, que llevo unos meses sin publicar nada. La verdad es que no tengo tanta audiencia como para que me preocupe estar meses sin publicar.

Estoy con tantas cosas a la vez que al final no le dedico tiempo a lo que más me gusta, que es esto, por no ser urgente.

 

Hoy quiero hablar de Cáceres.

No soy un experto en el tema, pero creo que tampoco hace falta serlo para darse cuenta de que Cáceres necesita que se haga algo.

Lo cierto es que se ve que Cáceres tiene más vida que tiempo atrás. Se ve más afluencia de gente por la calle, los bares y las terrazas llenos… Pero no es suficiente.

Resulta que hay más cacereños en Madrid que en Cáceres, y no vale decir que son los que se han empadronado para pagar menos en el impuesto de sucesiones.

Seguimos sin empleo de calidad, con lo cual es inevitable que haya gente que decida irse a Madrid. Además, los que se van son los mejor preparados, que son los que mejor pueden contribuir al crecimiento de la ciudad.

Si todos los cacereños nos vamos a Madrid, ¿qué pasa? Pues que no hay gente entre 20 y 45 años que mantenga la ciudad.

Hay que retener a ese sector de la población.

 

Con respecto a la manera de atraer inversores para la ciudad y retener a los jóvenes, he leído un artículo interesante que me gustaría comentar punto por punto. Lo que está en negrita y cursiva es una copia del contenido del artículo.

 

Haga de su ciudad un lugar donde los jóvenes quieren vivir, trabajar y jugar.

Paseos fluviales, bulevares y distritos de artes. Ellos quieren estar en zonas céntricas, de fácil acceso, donde pueden reunirse, relajarse y divertirse con los amigos.

Distritos de arte han surgido cerca del río también y más personas de todas las edades están siendo atraídas a la ciudad por las actividades multiculturales.

Sería impresionante remodelar toda la zona de la Ribera del Marco, pegada la muralla, y que se hagan allí actividades al aire libre.

 

Usar buenos datos para contar una historia convincente sobre la ciudad

Hemos sido capital gastronómica, tenemos el tercer conjunto monumental de Europa y primero de España, nuestro turismo crece tres veces más que la media nacional, tenemos el término municipal más grande de España, somos la ciudad más segura de España, una de las ciudades con la mayor calidad de vida, y de las más baratas para vivir… ¿Más datos?

 

Construir un caso para posicionarse como un destino internacional

Somos el escenario de la serie más vista a nivel mundial.

No me quedo corto si digo que Cáceres será vista y conocida por todo el mundo, pero no sabremos aprovecharlo. Se lucrarán los hoteles y restaurantes, muchos de los cuales tributan en Madrid.

Además, también tenemos centros de investigación de referencia internacional, como el CCMI Jesús Usón o el Centro Internacional de Innovación Deportiva en el Medio Natural, llamado “El Anillo”.

Adjunto un enlace para el que no conozca este último:

https://youtu.be/VusQiHq8FyQ

 

Elegir y nombrar líderes visionarios. “Cada programa de ciudad inteligente en todo el mundo comenzó con un alcalde visionario. Ningún programa de ciudad inteligente puede incluso tener éxito – o comenzar – y sin un alcalde visionario e inteligente”.

Ya sea que decida atraer la inversión a través de erigirse como una ciudad inteligente o acentuando otra característica, es necesario un liderazgo visionario para entender lo que atraerá la inversión en el primer lugar y empujar a través de los cambios para que esto suceda. Para esto es necesario abrirse a las necesidades futuras y trabajar en conjunto con los líderes de los sectores que se estima encabezaran el desarrollo.

¿Nuestra alcaldesa es visionaria? No lo sé.

 

Las ciudades inteligentes están ganando terreno en todo el mundo. Utilizan tecnología y los sistemas de gestión inteligente para resolver los retos actuales y futuros, y ofrecer servicios innovadores a sus ciudadanos.

Aquí lo más innovador que hacemos es poner ‘aparcabicis’ y construir centros de ‘co-working’ (Garaje 2.0 y Embarcadero) que carecen de internet de alta velocidad.

 

Los investigadores dicen que todas las ciudades que identificaron como competitivas a nivel mundial tenían una clara estrategia para explotar sus ventajas competitivas.

Ese es el por qué de este post. Que yo sepa, no tenemos ninguna estrategia para explotar nuestras ventajas competitivas.  Y si lo tenemos, no se ha puesto en conocimiento de la ciudadanía.

 

El informe también cita a Tánger, la tercera ciudad de Marruecos, pues ha pasado de “inactiva a dominante” en poco más de una década. La ciudad se ha regenerado en torno a su antiguo puerto y ahora cuenta con uno de los puertos más grandes de África, fábricas de automóviles, múltiples zonas francas, parques industriales y una industria turística floreciente.

Si Tánger puede, nosotros también.

 

A medida que la globalización hace que el mundo sea más pequeño, enfrentando a segundas ciudades contra rivales nacionales e internacionales, las autoridades municipales se enfrentan a una dura elección: adaptarse o contraerse.

Como Omaha, Espoo, Birmingham, Eilat, Bucaramanga y Tánger, aquellos que se adaptan pueden mirar hacia adelante a un futuro rico en inversión.

Sin embargo la solución a este dilema pasa por entenderse como parte de un todo más complejo.

No aislarse.

Quizá la integración con comunidades cercanas amplíe el horizonte de pensamiento y contribuya a crecer en la suma de los esfuerzos y capacidades creando la masa crítica y atractivos diversos que ofrezcan alternativas ampliadas para los potenciales inversores.

Sin lugar a dudas, pensar en grande achica las brechas individuales.

Llamemos a nuestro plan: “Visión Cáceres 2030”. Pensemos a lo grande.

Ojalá estas palabras caigan en manos de la persona adecuada, por si puede servirle de ayuda.

 

Replantear y replanificar requerirá de una inversión inicial que, con una adecuada planificación estratégica, derivará en el desarrollo a largo plazo.

Lo dicho, necesitamos un plan estratégico para la ciudad que atraiga a grandes inversores y que retenga al sector clave de la población.

 

Este es el enlace al artículo comentado: http://www.grantthornton.com.ar/Perspectivas/articulos-y-publicaciones/Cinco-formas-de-atraer/

 

También Cáceres podría atraer congresos y convenciones (Los que más usan el palacio de congresos son los Testigos de Jehová…). De todo tipo, pero mejor si están enfocados en la conservación de la naturaleza y el patrimonio, con el casco histórico y el medio natural de la provincia como escenarios.

Hay un artículo en el que se habla de Extremadura como el destino perfecto para el Turismo de Negocios:

http://www.repelando.com/actualidad/extremadura/turismo-de-negocios-en-extremadura/

 

Para acabar, me gustaría decir que si alguien tiene alguna sugerencia en cuanto a posibles negocios en Cáceres o en Extremadura, por favor que lo diga, ya que de la suma de todos pueden nacer ideas interesantes, y necesitamos que Cáceres crezca por el bien de todos.

O crecemos o morimos.

En Cáceres a día de hoy no hay una oferta de empleo decente, la mayoría de ofertas son de comercial de eléctricas o de seguros…

Y ya he trabajado de comercial de eléctrica y me ha servido para darme cuenta de lo desconfiada que es la gente en la ciudad más segura de España. Ni te abren la puerta.

 

Estoy ya desesperándome. Lo fácil sería buscar trabajo en otro sitio que no sea Cáceres e irme, pero soy tozudo y le sigo dando un voto de confianza a la ciudad. Algo se tiene que poder hacer.

En fin… sigo a lo mío. Si alguien quiere contactar conmigo, que espero que así sea, que lo haga a mi correo: gabino_muriel@hotmail.com

Un saludo y ánimo a los cacereños.

POR QUÉ NO ES BUENA IDEA DEJAR TODA TU FORMACIÓN EN MANOS DE LA UNIVERSIDAD

Estamos ya en 2017, perdimos la convocatoria de Ciudad Europea de la Cultura para Cáceres en 2016 y, si Dios quiere, este año termino la carrera.

En estos tiempos que vivimos donde se supone que las máquinas cubrirán gran parte de los empleos que conocemos, es imprescindible ser capaz de desempeñar los trabajos que una máquina no puede hacer.

Es necesario estar bien formado y especializarse, por lo que resulta fundamental que te formes por tu propia cuenta en algún ámbito concreto. Todas las profesiones hoy en día exigen especialistas.

Sin embargo, las universidades siguen basadas en el modelo tradicional, cuando deberían basarse en un modelo práctico, enfocado en proyectos.

Según el presidente de Adecco, “las empresas no son capaces de encontrar en las personas a las que contratan las habilidades que son cada vez más importantes para tener éxito en los negocios del siglo XXI. Es decir, la comunicación, la creatividad, la colaboración y el pensamiento crítico”.

  1. NECESIDAD DE TENER UNA CARRERA

Nuestros padres nos han inculcado su deseo por que estudiemos una carrera, como si esa fuera la única manera de terminar el proceso formativo.

Muchos estamos convencidos de que se necesita tener una carrera para poder trabajar en un buen puesto, pero la verdad es que tener una carrera no te garantiza nada.

Estamos empeñados en ir a la universidad, cuando en España la universidad es mala y la Formación Profesional estupenda.

La realidad es que, mientras que las universidades están superpobladas y son más bien fábricas de ‘mileuristas’, la Formación Profesional permite en muchos casos encontrar mejores trabajos. Sin embargo, en España parece que quien hace una FP es de inferior categoría.

La Formación Profesional es tan necesaria y bien remunerada como la universidad, ya que se necesitan buenos profesionales que las universidades no son capaces de proporcionar.

Ir a la universidad a estudiar ADE a que te suelten un rollo en clase y jugar a la cuatrola en el bar no me parece mejor que el que estudia un módulo de electromecánica y aprende a trabajar con sus manos.

Hace poco leí la historia de un chico que decidió no ir a la universidad e invertir lo que tenía pensado gastarse en la universidad en formarse por su cuenta. Me parece bien. Muchos autodidactas superan con creces a los graduados en la universidad.

  1. ¿FUNCIONAN BIEN LAS UNIVERSIDADES EN ESPAÑA?

 “Es importante que los alumnos aporten un tono irreverente a sus estudios; no han venido a idolatrar lo establecido, sino a cuestionarlo” – Jacob Bronowski, escritor y presentador de ‘The Ascent of Man’

Lo que hay que hacer es orientar y ayudar al alumno para que aprenda por sí mismo, en lugar de saturarle de información para luego escupirla en el examen, que es lo que hacemos en España.

Aunque estemos hartos de este tipo de comparaciones, en EEUU los exámenes no son tan duros, y los profesores acompañan a sus alumnos a desarrollar sus proyectos y les ayudan a formar sus ideas. En España eso no es así ni de lejos.

España es el país de la OCDE con la peor tasa de desempleo de cualquier país europeo: más del doble de la media de la Unión Europea.

Además, nuestro país destaca por el índice elevado de ‘NINIS’.

ALGO ESTAREMOS HACIENDO MAL CON NUESTRO SISTEMA EDUCATIVO SI NOS PARECE QUE NO APRENDEMOS NADA Y NUESTRO PARO JUVENIL ES DE LOS MÁS ALTOS.

Está claro que existe una estrecha relación entre la calidad de las universidades españolas y la tasa de paro.

Quiero dejar claro que no quiero desprestigiar a los profesores, ya que pienso que la universidad española cuenta con buenos profesores que disfrutan con lo que hacen. Lo que pasa es que la falta de recursos de la universidad limita sus posibilidades, y la causa es la gran cantidad de universidades que hay en España.

Si las universidades estuvieran más concentradas, se podrían ahorrar unos costes que repercutirían en la diversidad de opciones para los alumnos (internacionalización, desarrollo de proyectos…).

  1. QUÉ HACER DESPUÉS DE LA CARRERA

Una vez que termines los estudios solo hay dos caminos: Crear tu empresa o trabajar para las que ya existen.

Está claro que tanto para ser empresario como para trabajar por cuenta ajena se necesita estar bien formado. El manejo de hojas de cálculo y el dominio de inglés son dos de las habilidades más importantes. Y aprender ambos es algo fácil y asequible.

Quien acabe empresariales sin esas dos habilidades se las va a ver y desear para encajar en un mercado laboral que exige lo que tú no tienes.

La mayoría de estudiantes al acabar la carrera decide hacer un máster, alargando el momento de encontrar un trabajo. Me parece poco inteligente creer que si te gastas el dinero que cuesta un máster vas a aprender más de lo que puedes aprender leyendo 30 o 40 libros y aplicando lo que aprendas con tu propia experiencia. Que quieres hacer un máster porque te facilita el acceso a los procesos de selección, vale, pero no pienses que vas a aprender más que por tu cuenta.

Si la misma cantidad de dinero y tiempo que inviertes en un máster la dedicas a aprender, aplicar lo aprendido e intentar mejorar por ti mismo saldrás igual de bien preparado.

En la universidad estudias ADE pero no te enseñan a hacer planes de negocio, proyecciones financieras, presupuestos, presentaciones, hablar en público, comunicar con efectividad, conceptos básicos de programación…

Al final lo más que algunos aprenden en la universidad es eso, a jugar a la cuatrola xDD.

Existen muchas plataformas online de cursos donde puedes aprender de todo. Yo recomiendo aulafacil.com por ser gratis.

En verdad lo que hagas cuando acabes la carrera depende de tu propósito y entusiasmo. Aquí no puedo decir mucho más.

  1. ESPECIALÍZATE

A mi modo de ver, lo mejor que tiene la Formación Profesional es que ‘va al grano’ sobre un ámbito concreto, es decir, te especializa.

Estudiar una carrera como ADE ‘sin más’ no te lleva a ninguna parte. Es ultramegahíperimprescindible especializarse en un área concreta.

El problema es que durante los estudios pocos se plantean a qué se quieren dedicar, ni el área sobre el que quieren especializarse. Y esto es un error.

La universidad te da la base sobre la que trabajar, pero tú tienes que destacar por tu conocimiento de idiomas, manejo de programas, etc.

Y el mejor momento para aprender todo eso es mientras estudias la carrera, antes de que empieces a trabajar y ya no tengas tiempo de ponerte a estudiar. Lo ideal es descubrir las áreas que más te interesan durante los primeros años de universidad para ir poco a poco formándote en esas áreas, y cuando acabes la carrera pongas en práctica todo lo aprendido en la universidad y por tu cuenta.

Además, cuando acabemos la carrera debemos seguir estudiando para estar al día de nuestro ámbito de especialización.

  1. ¿MONTAR UNA EMPRESA ES LA MEJOR ALTERNATIVA AL PARO?

Nos equivocamos al empujar a los jóvenes a que creen su empresa porque sí, sin una verdadera motivación y sin estar formados. Debemos darles los medios para que sean ellos los que entiendan los valores positivos de las empresas.

Aunque es duro encontrarte sin empleo, no es un motivo suficiente para montar una empresa.

La solución no es crear emprendedores a la fuerza. El que quiera que lo sea, pero no porque esta sea la única manera de emplearte. Hay trabajo si estás bien cualificado.

Cuando creas una empresa necesitas dar lo mejor de ti, o la empresa morirá. Quien monte una empresa sin estar formado y con la intención de no trabajar se equivoca, y se arruinará.

No queremos tantas asociaciones de emprendedores, business angels… que sirven poco más que para nada. Queremos buenas universidades capaces de analizar los proyectos de sus alumnos y, si son viables, que sean capaces de acompañarles en el proceso de puesta en marcha del proyecto.

Me gusta mucho la idea del programa ‘Sapiens’, que permite que alumnos de distintas facultades desarrollen un proyecto común que sirva como Trabajo de Fin de Grado y, si es viable, la universidad te da los medios para que puedas llevarlo a cabo (supuestamente).

La pena es que este tipo de iniciativas no llegan a ser realidad, y solo sirven para que los políticos rellenen expediente.

  1. CONCLUSIONES

Este post se iba a llamar “qué relación tiene la universidad y la empresa”. La respuesta es, en el caso que yo conozco, ninguna.

Muchos de los profesores se dedican solo a dar clase, y pocos son los que tienen sus empresas además de dar clase. En mi universidad pocos son los profesores que tengan alguna otra dedicación fuera del ámbito docente.

Lo que se necesitan son buenas universidades. Pocas, pero buenas. No hace falta que haya un campus en cada ciudad.

En cuanto a las ayudas para estudiar, soy partidario de las becas de formación universitaria, pero esas becas deben basarse en la preparación del alumno. Debe existir una cierta competitividad por conseguir esas becas. Al final con las becas pasa lo mismo que con todo lo que es gratis, que se desprecia o no se le da el valor que tiene.

Por último, creo que lo que más daño le hace a las universidades españolas es que muchos profesores están más preocupados en sus luchas internas que en mejorar la calidad del plan de estudios.

Ánimo y suerte a todos los que están acabando la carrera, y también a los que la empiezan. Tenemos que estar bien preparados si queremos competir contra las máquinas.

Aquí tenéis a vuestro humilde servidor para lo que os pueda ayudar.

CÓMO VIVIR EN 2017

Hoy voy a hablar de lo más importante que tenemos entre manos: Vivir.

¿Qué es la vida? ¿Un peregrinaje? ¿Un valle de lágrimas? Pienso que ante todo, la vida es un regalo. Un regalo de Dios para los hombres.

Creo que en estos tiempos de tanta prisa es momento de plantearnos el sentido de la vida. ¿Por qué estamos aquí? ¿Qué se espera de nosotros? ¿Todo esto para qué si al final vamos a morir todos?

No me guardo en secreto que hace un tiempo pasé una mala racha, producto de mi inexperiencia, inconsciencia e impetuosidad.

He cometido muchos errores en la vida, pero si no los hubiera cometido no habría podido aprender de ellos.

Una de las frases que más me gusta de Henry Ford es que El único error verdadero es aquel del que no aprendemos nada”.

Ahora estoy en un gran momento de mi vida, mucho más tranquilo y con las ideas más claras. En parte gracias a mi familia (SOY PADRINO DE UN NIÑO PRECIOSO) y gracias a mis amigos, que son la hostia.

La vida se construye a base de elecciones y decisiones. Somos plenamente libres para distinguir lo bueno de lo malo.

Vivir es arriesgar. Puedes tenerlo todo hoy y mañana estar sin nada. Por eso es importante vivir el hoy y no dudar a la hora de arriesgarse, sobre todo con las personas por las que vale la pena hacerlo.

Estas son mis 10 conclusiones sobre la vida en 2017:

  1. El concepto de ‘vida’ ha cambiado radicalmente en los últimos años.

La vida antes era más simple, con comer todos los días la mayoría se conformaba.

Pero es que a la mejora de la calidad de vida se suma la tecnología actual. Tenemos de todo. La tecnología ha simplificado procesos esenciales para vivir, como el acceso al agua o los alimentos.

Hay que ser consciente de lo dura que era la vida antiguamente. Hemos heredado una sociedad más rica de lo que ninguna otra generación hubiera imaginado.

Ahora tenemos casa, agua corriente, coche, móvil… Y todavía queremos más.

Mientras que antes tenías que ir con un cántaro a la fuente, ahora te traen la comida sin levantarte del sofá, a golpe de ‘click’.

Los ‘millenials’ hemos vivido ambas caras de una moneda: una bonanza económica sin precedentes y una crisis de proporciones estratosféricas.

España es el país con mayor cantidad de ‘ninis’. Y la culpa es de los padres. Ellos sufrieron mucha escasez de todo y han querido que no nos falte de nada. Después de la Guerra Civil es normal que nuestros abuelos quisieran que sus hijos vivieran mejor, y que nuestros padres quieran que vivamos mejor que ellos. Muchos hijos piensan: “¡bah!, si pasa cualquier cosa tengo a mis padres”. Nos han educado así.

Se podría decir que hemos llegado al ‘summum’ de la comodidad.

Hace unos años la gente vivía sin luz ni agua, y me imagino que sus aspiraciones serían llegar a tener una casa cómoda y comida cerca de casa. Trabajaban sin descanso para tener cosas que nosotros damos por obvias.

Ahora trabajamos para comprar cosas que no necesitamos, y que mucho menos nos van a hacer más felices.

El modo de vida se ha complicado con la tecnología, a pesar de que todo es más fácil.

  1. La vida en 2017

Tenemos que ser conscientes los “millenials” de que no podemos pedir más. Vivimos en la mayor era de abundancia de la historia. Tenemos la mejor calidad de vida jamás vista: esperanza de vida, alimentos disponibles, tecnología…

Son cosas que el dinero no habría podido comprar hace relativamente poco tiempo.

Por poner algún ejemplo:

Los móviles que tenemos son más potentes que el ordenador que usó la NASA para llevar al hombre a la luna.

Otro ejemplo es un Renault Clio de los nuevos, que es tan avanzado tecnológicamente, cómodo, seguro y potente que aunque vivieras en 1960 y tuvieras 1.000 millones de pesetas no hubieras podido comprar nada parecido. Un Lamborghini Miura era lo más avanzado, y si Ferruccio Lamborghini hubiera conocido el Lamborghini Aventador de hoy día no se lo creería.

Mención aparte merecen los videojuegos: hay que ser prudente con ellos porque son tan espectaculares que podrías engancharte días enteros. El GTA V me parece una verdadera locura, inimaginable hace años. Por cierto, resulta que los videojuegos mejoran ciertas destrezas, como los reflejos a la hora de conducir.

Y en cuanto a ocio… simplemente el ‘reggaeton’ no existía. Y no me imagino en una discoteca bailando ‘Simon & Garfunkel’.

Vivimos inmersos en lo más parecido al futuro que hemos imaginado.

Tampoco ha sido un cambio tan grande como se esperaba George Orwell que sería el futuro. Eso sí: Estamos enganchadísimos al móvil, especialmente en España.

  1. Dependemos en exceso del móvil y sin embargo no empleamos bien sus herramientas.

Creo que ese es el peor de nuestros males hoy en día, y no me cansaré de decirlo en este blog. Se supone que todo esto de la conectividad y tal y cual iba a mejorar la productividad, y al contrario, pienso que lo único que hace es entorpecerla. Distraernos.

Y otro de los males que veo de los móviles es que nos permite dejar todo para luego. Antiguamente llamabas a alguien (con un “alto” coste) y no tenías más remedio que cumplir con tus compromisos (programados con bastante antelación) si querías tener vida social.

A día de hoy puedo hacer y deshacer un plan en cuestión de minutos, y nadie se ofende porque estamos acostumbrados.

Además, hemos tomado como convencional que se pueda escribir un ‘WhatsApp’ a cualquier hora.

La mensajería instantánea debe ser una herramienta de comunicación como ‘Skype’, y no restarte privacidad.

Pero claro, es más cómodo escribir un mensaje de ‘WhatsApp’ que llamar para algo concreto. Pero sin embargo te ofendes si no te contestan.

Una conversación seria, sincera y de corazón no puede llevarse a cabo mediante ‘WhatsApp’. Sin embargo, hay gente con la que solo puedes comunicarte por este medio.

Pena me dan los curas que tienen ‘WhatsApp’, que están fritos a mensajes.

Estoy totalmente en contra del uso abusivo que se hace del ‘smartphone’. Y lo peor de todo es que pese a tener esa dependencia, realmente no empleamos correctamente las herramientas que tiene nuestro móvil.

  1. Hemos perdido la privacidad

Con todo este trajín de las nuevas tecnologías y redes sociales hemos perdido por el camino algo que es fundamental en la vida: la privacidad.

Le damos poca importancia a dejar conversaciones íntimas y personales por escrito.

Desde que existe ‘Facebook’ y compañía, la privacidad prácticamente ha desaparecido. Hemos vendido nuestra vida a la red.

Mucha gente cuelga a menudo fotos que a nadie le interesa y en las que se deja rastro de lo que hacemos, con quién y dónde. Cualquier persona puede explorar en las redes y averiguar todo de ti. Y a nadie le importa esa pérdida de privacidad.

Antes sería impensable que alguien pudiera estar todo el día tumbado en la cama sin salir de casa y a la vez socializarse con su móvil. Eso no es vivir, porque vivir se trata de acumular experiencias reales, no ver la vida a través de una pantalla.

Si la realidad es virtual, la felicidad será también virtual. Se ha perdido la espontaneidad y la naturalidad a favor de la superficialidad.

Hace poco vi un abuelo usando el móvil de su nieta para sacarle unas fotos posando como una modelo. La niña no tiene la culpa porque los niños ven lo que hacen los mayores y les copian.

En estos tiempos importa más la imagen que el contenido. Usamos más ‘Instagram’ que los libros. Se está creando una sociedad hecha por y para la imagen.

  1. Con este gran avance de la tecnología está cambiando el comportamiento de la humanidad.

Cada vez queremos las cosas antes. Y que todo esté cerca. Y 24 horas disponible. Desde la comida a las relaciones personales. Vivimos pensando en lo que vamos a hacer después, en lugar de disfrutar del momento. Queremos más, y cada vez nos cansamos antes de todo.

Una triste noticia, pero real: el número de suicidios entre adolescentes ha aumentado el doble de 2014 a 2015. ¿Cómo puede ser eso en una sociedad supuestamente cada vez más avanzada? Por lo visto la causa principal es que se sentían solos y no tenían amigos a quien contarles sus problemas.

Se sentían solos pese a que tenían a su disposición todos los medios para poder contactar con cualquier persona del mundo sin salir de casa.

También los campos de la ciencia y la tecnología siguen en continuo avance, y cada vez más rápido. Comunicaciones inalámbricas, energías renovables, biomedicina, drones, impresión 3D, transportes alternativos… Pero lo que no avanza es la mentalidad humana. De qué sirven estos avances si para lo único que se emplean es para hacer cada vez más sedentario y solitario al ser humano. Como dice El Canijo de Jerez: “se está perdiendo el eco antiguo de las miradas”.

Sé que es una verdad incómoda y en la que todos participamos, pero se nos está yendo la mano con la tecnología.

Nos han vendido la necesidad de tener lo último para ser felices, cuando lo correcto es disfrutar de lo que tienes con la gente que quieres; hemos olvidado la ‘humanidad’.  

  1. Está claro que la tecnología por sí sola no es suficiente

, y necesitamos ayudarnos los unos a los otros si queremos construir una sociedad mejor. Pero esto no será posible sin que cambie la mentalidad de las personas. Hay que entender que el objetivo de la sociedad no debe ser obtener el máximo beneficio, sino la supervivencia. Es decir, la convivencia sana y activa entre todos los miembros del planeta.

No podemos pedir más. Simplemente disfrutar de lo que tenemos, de la gente que nos quiere, y viajar, que es fundamental conocer nuevos lugares, culturas y personas, ahora que es posible hacerlo a un precio razonable.

He tardado en descubrirlo, pero la clave es simple: trabajar duro y ser amable. Y el resto disfrutar. No hay más. Eso es la vida.

Puede que vivamos 100 años, pero tarde o temprano la vida se nos acabará. Así que hagamos algo bueno y positivo y disfrutemos del camino. Como dice el cuadro que me regaló mi amigo Fran: “Life is a journey. Enjoy the ride”.

  1. Disfruta de la vida porque es el mejor regalo que te han hecho.

Para mi la vida es un regalo con el que se puede jugar, y que debes mantener en buenas condiciones si quieres divertirte. No hagas de tu vida el típico regalo que agradeces cuando te lo dan, pero que con el paso del tiempo acaba cogiendo polvo y estropeándose.

Cada persona es un mundo, y cada cual tiene sus propias circunstancias, motivaciones e intereses, así que si eres inteligente no intentes imponer tus intereses, sino adaptar los tuyos a los de los demás. Trata de buscar gente con intereses afines, ya que realmente somos todos iguales. Prueba de ello es el fútbol. A todo el mundo le gusta el fútbol: árabes, chinos, españoles… unidos por la pasión al fútbol. El fútbol es una pasión, y es bueno tener pasiones.

Observo que muchas personas no tienen aficiones. ¿Por qué vivir si no tienes una razón? Prepararte un Ironman, leer, escuchar música…

Tienes que estar dispuesto a salir del guión, a experimentar y vivir por ti mismo. Que la vida pasa volando.

Cualquier oportunidad es buena para seguir descubriendo lugares y conociendo gente interesante. Hay que viajar y vivir experiencias nuevas.

Es impresionante lo que aprendes cuando aprovechas tu vida.

Es fundamental tener ambición y ganas de superarse a sí mismo.

Por eso no me gusta desaprovechar el tiempo usando las redes sociales. Me queda grande el ‘smartphone’. No me gusta la hiperconectividad actual, y la sociedad te arrastra a ello.

El tiempo que pierdes frente a la pantalla no volverá.

Si tu sueldo depende de lo que uses el móvil entiendo que estés conectado siempre, en caso contrario estás tirando tu vida por una pantalla.

Desgraciadamente en muchos aspectos de la vida para los que antes era necesario el contacto presencial, ahora este se ha sustituido por aplicaciones telemáticas.

El ser humano es un ser sociable que necesita de los demás para satisfacer sus necesidades y aspiraciones. La mejor red social es estar con la gente que quieres. Una mirada o una caricia no se sienten ‘online’.

Las comunicaciones a distancia están bien para tratar un tema concreto o para permitir el posterior encuentro físico, pero creo que es un error socializarse sin usar nada más que el móvil.

  1. ¿Por qué? Porque la vida es algo más que palabras.

La vida son luces, sombras, brisas, calor, frío, agua, fuego… Y eso no se siente a través del móvil.  Compartir un momento con alguien es mejor cuando se siente y se vive con la otra persona. Sin embargo lo que observo es que la gente sale menos a la calle que antes, y cada vez se usan más ‘cachibaches’ tecnológicos.

Hasta el más ciego puede ver que algo le ocurre al mundo. Incluso es posible que los ciegos puedan verlo gracias a los últimos avances científicos. Es necesario hacerle ver a la gente que tenemos que construir un mundo mejor porque nos lo estamos cargando.

Los avances tecnológicos tienen que servir a la mejora del mundo, a la unión total entre culturas.

Son tantos los intereses creados, y son tantas las personas poderosas que solo buscan su propio beneficio, que resulta extremadamente complicado revertir esta situación. La tecnología se apoderará de nosotros si no hacemos algo.

Me encanta la encíclica ‘Laudato si’ (Alabado seas) del Papa Francisco, donde dice que estamos destruyendo “nuestra casa común“, refiriéndose a la Tierra como el lugar donde vivimos todos, independientemente de dónde hayas nacido, y necesitamos que goce de buena salud para poder vivir en ella. Seas creyente o no, aquí vivimos todos, y lo cierto es que estamos destruyendo nuestro hogar, y hay que salvarlo.

  1. ¿Y cómo vamos a construir un mundo mejor? ¿Qué hago yo para ayudar?

Nuestro deber es hacer del siglo XXI un siglo más pacífico y próspero que el siglo XX.

Tenemos mucha más información, medios y capacidad que nuestros antepasados para hacer del mundo un lugar más habitable para todos. Que cada uno aporte valor a la sociedad de la mejor manera que pueda. Escribiendo, cantando, trabajando como economista… siempre para contribuir a la mejora de la sociedad. Hay gente que se conforma con vender humo, en lugar de aportar valor real.

Creo que la sociedad en general es cada vez más individualista. Cada uno mira más por lo suyo que por lo de todos, desde el político hasta el ‘okupa’. Necesitamos ayudarnos los unos a los otros para construir una sociedad mejor.

Tengo aceptado que existe una inmensa masa de borregos que se guía por los convencionalismos y las modas. Por miedo, creo.

No te quedes parado. No pases de puntillas, que solo se vive una vez

  1. Entonces, ¿Cuál es la finalidad de la vida?

Una de las cosas que más me gusta es hacerle la vida más llevadera a la gente que me rodea.

Lo decía Buckminster Fuller: “La finalidad de la vida es añadir valor a la vida de los demás”.

No sé por qué estamos aquí, ni hacia dónde nos llevarán tantos avances, pero ya que estamos juntos en este ‘tinglao’ vamos a disfrutar nosotros y permitir que los demás disfruten. Vive y deja vivir.

Creo que la clave para vivir bien es hacer todo lo que tenemos que hacer y dejar una estela de experiencias felices a nuestro paso.

Tenemos que aprender a ser constructores de paz, igual que se aprende a ser un buen ciudadano.

Dediquemos nuestra vida a acciones y sentimientos que valgan la pena, a las grandes ideas, a los afectos verdaderos y a las empresas perdurables. Porque la vida es demasiado breve para ser pequeña. 

“Bienaventurados los hacedores de paz, porque de ellos será el reino de los cielos”

Para acabar me gustaría comentar una agradable noticia que me han dado recientemente, y es que este año ha sido el primero en mucho tiempo en reducirse el agujero de la capa de ozono:

http://elpais.com/elpais/2016/06/30/ciencia/1467297683_199181.html

Una gran noticia, gracias a Dios. La vida contemporánea está bien, pero tiene muchas cloacas que limpiar, empezando por el medio ambiente. Nuestra prioridad debe ser proteger la naturaleza, para tener un medio ambiente sano y una gran calidad de vida, para los niños especialmente.

Bueno, no escribo más. ¡Feliz 2017! Muchas gracias por tu tiempo. Son bienvenidos comentarios, mensajes por privado, correos electrónicos a gabino_muriel@hotmail.com y cualquier cosa que queráis.

Reir es arriesgarse a parecer tonto.

Llorar es arriesgarse a parecer sentimental.

Hacer algo por alguien es arriesgarse a involucrarse.

Expresar sentimientos es arriesgarse a mostrar tu verdadero yo.

Exponer tus ideas y sueños es arriesgarse a perderlos.

Amar es arriesgarse a no ser correspondido.

Vivir es arriesgarse a morir.

Esperar es arriesgarse a la desesperanza.

Lanzarte es arriesgarte a fallar.

Pero debemos correr el riesgo, porque el peligro más grande en la vida es no arriesgar nada.

La persona que no arriesga, no hace ni tiene nada.

Se pueden evitar sufrimientos y preocupaciones, pero no se puede aprender, sentir, cambiar, crecer, amar y vivir…

Solo la persona que arriesga es libre.

 

El futuro de la automoción

Si de algo entiendo es de coches. No hay nada que me guste más que los coches y las motos. Bueno, la comida 🙂

Pero no hace falta ser un gran entendido para darse cuenta de que el sector del transporte va a cambiar de manera radical de un momento a otro. Desde el coche privado hasta los vehículos comerciales, de logística, camiones… hasta llegar a aeronaves particulares eléctricas.

Existen numerosas voces en contra de los sistemas de conducción autónoma, por los peligros de ser hackeado, por el rechazo a fiarse de una máquina, etc.

Son cada vez menos los escépticos sobre los coches autónomos. Es algo que empieza a estar en boca de todos.

Sin ir más lejos, Elon Musk acaba de anunciar que los Tesla estarán preparados para la conducción completamente autónoma en 2018.

Todos los fabricantes están dando pasos de gigante para no perderse la carrera por el coche autónomo. Al parecer se están pagando muchos millones por contratar expertos en robótica, inteligencia artificial y computación. Según estimaciones de Boston Consulting Group, la conducción autónoma será un mercado de 42.000 millones de € en 2025, y genererá 100.000 puestos de trabajo.

En palabras del CEO de Volvo Cars: “Para hacer un coche aún más premium, una de las opciones más interesantes es un piloto automático completo. No una versión en la que el cliente tenga que supervisar la conducción, sino una en la que te puedas tumbar y ver una película, o lo que sea. Esto hará aún más premium los coches premium. Los Volvo del futuro seguirán contando con volante, por si al cliente le apetece conducir él mismo. Necesitas un coche que no sólo solucione tus necesidades de movilidad, sino que tenga un valor emocional, un coche premium”.

Volvo ya trabaja junto a Uber para ofrecer taxis autónomos.

Al principio la fórmula que utilizarán los fabricantes para comercializar sus sistemas de conducción autónoma será la de pago como extra. En el caso de Volvo, que ha anunciado que para 2020 no habrá ninguna víctima mortal en sus coches, tendrás que desembolsar 10.000€, y para un Tesla serán unos 7.500€.

Las posibilidades que se abren son enormes: Puedes aprovechar los trayectos para seguir con tu vida; para leer, escuchar música, para dormir y descansar, para ver una película, para estudiar, para trabajar… Al margen de la legalidad, incluso podrás hacer el amor mientras viajas.

Creo que con la llegada de los sistemas de conducción autónoma se va a intensificar el uso del coche.

Imagina bajarte del coche en la puerta del centro comercial, y que él solo vaya al parking a cargar las baterías mientras haces la compra. Y cuando acabes, mandas un mensaje al coche y te recoge otra vez en la puerta. Como “Kitt”, el coche fantástico.

Las ambulancias podrán circular más rápido, porque los coches se apartarán rápidamente cuando reciban la señal de que se acerca un vehículo de emergencias.

Además, en los próximos años va a haber un significativo incremento de las ventas de vehículos eléctricos gracias a la mejora en las baterías, que permiten una mayor autonomía.

Podremos ir donde queramos sin preocuparnos de conducir ni de echar gasolina. Solo tendremos que parar de cuando en cuando para tomar un café y recargar las baterías.

Tesla, que tiene la mira puesta en España dentro de su plan de expansión por Europa, está instalando muchos “supercargadores” por toda la Península. Imagino que algunas de las razones son las horas de sol y la cantidad de europeos que veranean aquí.

A propósito de esto, Tesla acaba de presentar unas tejas para hogares con placas fotovoltaicas. Me encanta la idea de poder tener un hogar completamente autosuficiente y ecológico. A ver si quitan el absurdo impuesto al Sol en España.

Son muchas las empresas que van a surgir al albor de la conducción autónoma.

El proyecto que tengo en el tintero, “carNote”, tiene como objetivo que todos los conductores puedan comunicarse entre ellos, especialmente si el coche que conducen es autónomo. Cuando comencé el proyecto era demasiado temprano, pero se acerca el momento de retomarlo.

Empresas como Drivy, de alquiler de coches entre particulares, tienen mucho que decir.

Es interesante la opción de poder compartir tu coche, de la misma manera que funciona AirBNB.

Volvo y Geely van a sacar una nueva marca, Lynk & Co., cuyos coches podrás compartir gracias a una aplicación.

Tesla también va a permitir que sus coches se puedan compartir.

Hablando de otro tipo de transporte: Airbus está desarrollando su prototipo “Vahana” de taxi autónomo volador, del que espera tener su primer prototipo funcional para antes de terminar 2017. Han realizado una inversión de 150 millones de $, que no es tontería. Se vendería antes de 2020. Creen que Amazon o DHL podrían ser buenos clientes para sus aeronaves.

Otra empresa llamada Lilium quiere llevar a producción para 2018 su modelo “Lilium Jet”, un avión-drone eléctrico para uso diario. Están colaborando con la Agencia Espacial Europea, con lo que tampoco se puede tomar a broma.

EXTRA: Unos científicos creen haber descubierto una manera de convertir CO2 en Etanol. Es una gran noticia. “Hasta ahora no creíamos que fuera posible encontrar un proceso sencillo, barato y rápido de convertir dióxido de carbono en etanol. En cierta forma, es como revertir el proceso de combustión“, dicen.

Está claro que se avecinan tiempos emocionantes. Muchos cambios en sectores tradicionales como el del transporte y la energía. Muchas nuevas oportunidades.

Como siempre, gracias por dedicar unos minutos a leerme 🙂 Los comentarios son bien recibidos.

Se acabó el verano

Hola de nuevo. Estamos a 28 de septiembre. Hace unos días que el verano terminó y empecé el que será, si Dios quiere, mi último curso en la universidad.
El tiempo corre demasiado deprisa…

Desde que inauguré el blog no he vuelto a publicar. Tengo varias entradas en el tintero, pero lo que más me preocupa ahora no es la política, ni la automoción, sino saber qué voy a hacer cuando termine la carrera.

Con la cantidad de distracciones y posibilidades que hay de todo tipo es difícil mantener una senda concreta sobre lo que se quiere hacer.

Cuando te estés planteando tu camino muchos son los que te dirán lo que quieres oir, y pocos los que te dirán la verdad. Recuerda que quien bien te quiere te hará llorar.

Lo primero de todo es descubrir qué es lo que más te gusta dentro de lo que mejor se te da. Y después hay que enfocarse bien e ir a por ello. Y madrugar, importante. En esas estoy.

Estamos hartos de escucharlo, pero lo cierto es que sin hablar inglés no vamos a ninguna parte. En mi caso tengo el B1, pero con eso no basta. Al menos se necesita el B2, y mejor todavía el Advanced de Cambridge.

La respuesta más habitual que escucho cuando le pregunto a alguien qué quiere hacer cuando termine la carrera es: “ya veré, primero hay que terminarla”.

Desde luego creo que no se puede obviar que hay que ganarse la vida de una manera concreta, no “ya veré…”. Si hay tanto ‘ni-ni’ será por algo.

Es verdad que estamos en la universidad, que hay que disfrutar, salir con los amigos, etc. Pero debo tratar de disfrutar esta edad tan bonita teniendo presente que con 22 años estoy en el límite de poder corregir mis errores, que se me pasa el arroz y el tiempo no vuelve.

Puede ser que creas que me preocupo demasiado, pero es que le he visto las orejas al lobo y no quiero que sea demasiado tarde.

Me parece que nos olvidamos de que durante la universidad se puede aprender muchas más cosas de las que allí nos enseñan. Muchos protestan de que en la universidad no se aprende nada, y para colmo no mostramos interés en aprender por nuestra cuenta. Entonces cuando acabemos la universidad estaremos igual o peor que cuando empezamos.

El conocimiento que se adquiere en la universidad se debe complementar con formación dirigida hacia tus propios intereses. Además de con práctica, que aunque sea lo ideal no siempre es posible.

Una vez que terminemos la carrera, si no se está bien formado, y con bien formado me refiero a buen dominio de inglés y manejo de Office, lo único que se puede aspirar es a un puesto mediocre con un salario mediocre. Entonces se nos presentará el problema de que para tener un mejor puesto tendremos que esforzarnos mucho más para trabajar 8 horas y a la vez aprender inglés o adquirir las habilidades que nos olvidamos de aprender durante nuestros años de universidad.

Lo normal en la vida de un universitario: Ir a clase, estudiar para los exámenes y salir de fiesta. Y ya.

Dicen que nadie aprende en pellejo ajeno. Mi caso no es una excepción.

Durante estos años he hecho suficiente el canelo.

Dejé los estudios un tiempo para embarcarme en una empresa en la que invertí todo lo que tenía, aunque al menos gané la poca experiencia que tengo. Aprendí unas cuantas lecciones básicas como que no se puede montar una empresa de software sin saber de informática; que tener una empresa acarrea unas responsabilidades muy grandes; que no te puedes fiar de todo lo que te digan; que todo tiene que estar por escrito y revisado….. ya escribiré sobre esto en profundidad.

La lección más importante es que, a no ser que seas un verdadero máquina, hay que aprender mucho, MUCHO, antes de embarcarte en un proyecto propio. Si puedes equivócate con el dinero de otro antes de invertir el tuyo.

Lo más decepcionante que he aprendido de los negocios es que es cierto que hay que ser un c****n. Si no lo eres, otro c****n se aprovechará de ti. Pocos tienen buenas intenciones, sino lo contrario.

Ahora están en auge las empresas basadas en marketing digital: Que si Hawkers, Pompeii… hay muchas ideas buenas. Y vivimos en una época perfecta para montar un negocio; nunca ha habido tantas oportunidades.

Muchos dicen que es muy difícil ganar un euro. Y es verdad. Pero también pienso que ahora hay muchas más facilidades a la hora de emprender, tanto en facilidad de desarrollo y testeo de producto, como en facilidad de encontrar financiación (crowdfounding, capital riesgo, FFF…).

Pero es imprescindible tener manejo de ofimática, hablar idiomas y querer salir fuera de tu hogar. Muchas veces me arrepiento de haberme quedado a estudiar en Cáceres. Más por pena que otra cosa. Ya es tarde, y para lo que me queda en el convento… termino aquí. Pero si tengo hijos les obligaré a irse fuera.

Cáceres es una ciudad preciosa, cómoda y agradable para vivir. Pero estática, inmóvil… En Cáceres te puedes jubilar, pero no es el mejor lugar para hacer carrera profesional o intentar emprender.

En fin, que este curso va a ser determinante para los próximos años.

Muchas gracias por dedicarme un rato a leerme. Si te animas a comentar eres bien recibido 🙂